NADANDO CON BALLENAS EN POLINESIA

No tengo palabras para describir lo brutal que es esta excursión, es una experiencia increíble que hay que vivir para entenderlo y que recomiendo a todo el mundo.

¿Bañarme con ballenas?

Si me llegan a decir antes de partir hacia Polinesia que iba a bucear con ballenas mi reacción hubiese sido reirme sin parar, no sabía que lo iba a hacer dado que la excursión se llamaba “avistamiento de ballenas” y en ningún momento sospeché que acabaría en el agua. Cuando llegamos a la playa desde la que salía nuestro barquito me sorprendió que nos dieran neoprenos, gafas, tubo y aletas. En ese momento fue cuando nos comunicaron que en caso de que viéramos ballenas y estuvieran tranquilas, sin moverse mucho y por supuesto sin saltar, podríamos bañarnos con ellas.

Desde aquí partía nuestra excursión, no os parece una imagen de postal?

polinesia 10

En busca de las ballenas

Estuvimos mucho rato sin ver ni una sola ballena, de hecho advierten que no hay certeza de que las vayas a ver, son seres vivos que se mueven por alta mar, y no descansan en un sitio fijo. Cuando casi habíamos perdido la esperanza de verlas: aparecieron!! Es impresionante la sensación de verlas desde tan cerca con un barco tan pequeño, verlas respirar y agitar la cola a nuestro lado. En esta ocasión no permitieron a nadie meterse agua porque se movían mucho, y yo casi lo agradecí. Lo cierto es que ver semejantes ballenas de 25 metros en el agua ahí mismo impresiona bastante y me hizo entender que probablemente no iba a ser capaz de echarme al agua con ellas. Las estuvimos siguiendo con el barquito muy despacio durante un rato de forma muy respetuosa para no molestarlas, y una vez quietas y tranquilas, llegó el momento de lanzarse al agua. Decidí que no me había cruzado medio mundo para perderme esa experiencia y sin pensármelo mucho me tiré al agua.

polinesia 3

La experiencia

No hay palabras, de verdad que no, para expresar la sensación de tener a cuatro ballenas debajo de tus pies, y nadando por los lados. Es indescriptible el subidón de adrenalina de tenerlas a un metro, lo bonitas y curiosas que son. No se asustaban, de hecho yo creo que tenían la misma curiosidad que nosotros por ellas. Veíamos como se movían, como se giraban, como subían a respirar, como se hacían arrumacos entre ellas, increíble. La emoción que se siente en ese momento es sensacional, única. Pudimos estar un buen rato con ellas en el agua, que se hizo corto y que repetiría un montón de veces!! Quién lo iba a decir con el miedo que me daba, pero repetiría una y otra vez para volver a experimentar esa sensación de nadar con las ballenas.

Así que si tenéis la oportunidad de hacerlo, o estáis en la duda de coger esta excursión o no, no lo dudéis!!! Sólo por ese momento merece la pena venir hasta aquí. Para mi, de los mejores momentos vividos en Polinesia, por no decir el mejor.

Cuándo verlas

La temporada para ver ballenas en Polinesia Francesa comienza a finales de junio o principios de julio y dura unos cinco meses. Durante este tiempo, la ballena jorobada acuden a las aguas de Tahití para reproducirse y parir. A finales de octubre vuelven con sus crías para alimentarse en el Antártico. Así que si queréis vivir aquí esta experiencia tendréis que tener en cuenta las fechas, ya que no se puede hacer en cualquier momento.

Dónde verlas

Yo realicé la excursión desde Moorea y la llevaba ya contratada desde España. Es una actividad muy demandada y no hacen demasiadas salidas. Se hace en grupos muy reducidos para respetar la tranquilidad de las ballenas por ello se agota enseguida. Tampoco hay mucha diferencia de precio entre contratarlo allí o desde casa así que yo os recomiendo que la llevéis cerrada desde el principio para evitar sorpresas.

Se pueden ver desde otras islas, en algunas de ellas como Tahití, incluso se pueden llegar a ver desde la orilla.

Consejos

Cosas que os recomiendo llevar a esta excursión (y que nadie te avisa):

  • Llevar el bañador ya puesto ya que encima te pones el neopreno y no hay ningún sitio donde cambiarte.
  • Llevar una toalla para secarte cuando salgas del agua. Incluso puede venir bien para ponértela por encima si tienes frío con el viento, especialmente una vez que el barco está en marcha. Yo reconozco que me quedé congelada (y no hacía frío).
  • Ropa cómoda que te puedas quitar fácilmente y puedas guardar en poco espacio como en tu mochila o bolso.
  • Si tienes tu kit de snorkel (gafas, tubo y aletas) fenomenal, sino ellos te dejan todo lo necesario y al final de la excursión se devuelve.
  • Si tienes una GoPro o cámara sumergible te vas a llevar un recuerdo de una experiencia inigualable y para toda la vida.

 

Os dejo con el video en el que podréis ver lo que vieron nuestros ojos mientras nadábamos con las ballenas.

 

Si disfrutas con mis aventuras suscríbete abajo para recibir en tu correo todos mis post puntualmente. No voy a mandar spam, tan sólo recibirás el contenido que publico en el blog.

Recuerda que también me puedes seguir en redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram o Pinterest!! No te pierdas nada!!

3 comentarios en “NADANDO CON BALLENAS EN POLINESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s